sábado, marzo 17, 2007

Me he convertido en una sirena


Desperté convertida en sirena

mirando desde la arena blanca

de aquella playa azul

como el horizonte

se escondía para regalarme

el mejor atardecer para olvidar

los amores fallidos de mi vida.


Los delfines viajan fieles

a mi lado, dándome apoyo

en mi nueva vida marina.

Sin que ellos supieran

buscaba en las olas

a mi amado.


Nadaba entre los corales

entre los peces de colores

entre mis amigos los delfines

entre miles de amores

donde estaba aquel que

nadaba en mi corazón y

mi mente.


Me he convertido en una sirena

hundida en las profundidades del mar

encontrando a quien escribe para mí

en caracoles y almejas

pero sin poder salir con él

del oscuro oceáno.


Océano lleno de vida

pero que se ha llevado muy lejos

a quien escribía para mis amores

y consolaba mis llantos en la arena.


He subido a la arena

pidiendo que regrese aquél

que limpiaba las lagrimas de una sirena

que no se mostraba a nadie.

Sirena desnuda, sirena deseada.

Sirena que se ha quedado nuevamente

sola en aquella arena blanca

de olas azules,

que corre con los delfines

leguas marinas

buscando a su amado,

que la dejó en atardeceres como

el que observaba desde aquella

piedra, en la que se había

convertido su corazón.


*Escrito escuchando la canción La sirena de Maná, del CD Sueños líquidos*


1 comentario:

Hada Morena dijo...

Antes de terminar de leer el "post" estaba pensando en la canción de Maná...

Ah, Sirena, espero encuentres pronto a ese amado.

Un abrazo enorme